Bits of Broken Heart

La fortuna y el desamor vividos por mi, la Señorita A

Sin rastros

Huracanes, no tenes tiempo de advertirlos, su vertiginoso andar dura minutos, y luego solo queda desastre, caos y una larga recuperación entre las ruinas. El huracán deja su rastro, el huracán fuiste vos. Sin saber porque, viniste y dañaste, pero perdone e inconcientemente quedé atrapada en el ojo de la tormenta que ingenua porque después me agarraste más desprevenida que antes. Daño y dolor, solo eso quedó.
Meses tarde en reconstruir, pero tus huellas estaban. Me gustaría que aquellas huellas fueran como las pisadas de dos amantes furtivos en una noche nevada, que al amanecer el sol derrite sus rastros y nada se sabe de ellos. Como quisiera que tus vestigios rápidamente se conviertan en charcos reflejando el cielo azul en el pasaje de invierno a primavera. Como quisiera, que entre los escombros surgiera una flor, y entre el dolor una esperanza.

1 comentarios:

Ursula dijo...
10 de abril de 2010, 15:34

muy buena tu ultima frase.. ke de lo malo algo surja bueno....
hey tmb te sigo! ;)
msn?

Leave a Comment

Followers